admin octubre 5, 2018
Con la mirada transparente, con los ojos llenos de esperanza, pero además de tristeza al recordar un mal momento que le tocó vivir, encontramos a Rilda Paco, una mujer de 31 años de edad, orureña de nacimiento y proveniente de una familia humilde. Estudió Artes Plásticas y ahora sigue la Carrera de Comunicación Social.

Rilda tuvo un hito importante en su vida, el fatídico 10 de febrero de 2018 cuando una explosión cobró la vida de ocho personas y 47 heridas. Aún le cuesta creer que este hecho conmocionó a todos, excepto a las personas que continuaban bailando en el Carnaval.

“Las mujeres se escudaban en la virgen… son esas mismas mujeres que van a criar hombres machistas”

Jhenny Marca

Con la mirada transparente, con los ojos llenos de esperanza, pero además de tristeza al recordar un mal momento que le tocó vivir, encontramos a Rilda Paco, una mujer de 31 años de edad, orureña de nacimiento y proveniente de una familia humilde. Estudió Artes Plásticas y ahora sigue la Carrera de Comunicación Social.

Rilda tuvo un hito importante en su vida, el fatídico 10 de febrero de 2018 cuando una explosión cobró la vida de ocho personas y 47 heridas. Aún le cuesta creer que este hecho conmocionó a todos, excepto a las personas que continuaban bailando en el Carnaval.

Impotente, Rilda pidió en su cuenta de Facebook que pare la fiesta. “Es ahí donde empiezo y digo tengo que debemos hacer algo. Puse el Face que pare el Carnaval, pero nadie me hizo caso y estuve pensando qué hacer. Se me ocurrió pintar una imagen de la virgen; creí que ese era el momento para hacerlo, para demostrar los excesos”, contó.

Rilda creó una obra donde se muestra a la Virgen del Socavón en tanga, siendo parte de la festividad, rodeada de bailarines y borrachos. La puso en su cuenta de Facebook. A partir de ello, no tardaron en llegar las críticas y, peor aún,  las amenazas. La gente decía que si ella quería demostrar los excesos debía haber pintado a los borrachos. Su argumento fue que utilizó a la virgen “para impactar”.

“Me parece que ha sido un acto de deshumanización, nos hemos vuelto muy individualistas, ya es la segunda vez que suceden tragedias en el Carnaval y nadie se inmuta. Ahora hubo una explosión y se perdieron vidas de niños inocentes. Yo creo que debía pararse el carnaval, no me parece que digan no sabía, me parece mal, ni un minuto de silencio hubo, no se ha hecho nada y tampoco los medios de comunicación lo difundieron”, aseveró.

La artista plástica manifestó que al principio tuvo miedo de las amenazas que le llegaban, incluso de autoridades que la amenazaban con procesos. Paco optó por recurrir a amigos abogados y ampararse en la Constitución Política del Estado (CPE), en la que se establece que somos un país laico y que hay libertad de expresión. También acudió a la Ley No. 348 contra la violencia hacia las mujeres.

Entre los principales mensajes de amenazas estaban aquellos que amenazaban  con violarla, que la iban a matar y un sinfín  de insultos y adjetivos. “En una segunda parte, amenazaron a mi familia (…) creo que ha sido una cacería de brujas. No pensé que (la gente) iba a reaccionar así, pensé que la sociedad tenía una mentalidad más abierta”, confesó.

Paco comenta que se sintió entre la espada y la pared ya que su familia le decía que salga a los medios y pida disculpas, pero ella no entendía de qué se tenía que disculpar. Fue entonces que acudió al consejo de María Galindo (activista de Mujeres Creando), quien con la experiencia que tiene en este tipo de casos, le dijo que se tranquilizara ya que las amenazas eran otra forma de amedrentarla.

Así fue, pero Rilda pudo aprender el verdadero machismo surge el machismo de parte las mujeres. Incluso, algunas de ellas crearon un hashtag que decía #MuerteaRilda.

“Las mujeres se escudaban en la virgen y decían estar defendiendo a la virgen. Me lanzaban insultos como el de prostituta (…), fue duro entender que el machismo es a partir de ellas, son esas mujeres las que van a criar hombres machistas, hay que hacer un análisis y decir en qué estamos fallando”, reflexionó.

Además de estos insultos, Rilda Paco sufrió una fuerte presión de las autoridades que no veían los excesos que se cometían hacia su persona, incluso ella hizo una comparación con lo que ocurrió en un acto de racismo presentado en Santa Cruz, donde una señora agredida recibió el apoyo de altas esferas gubernamentales. No hubo esa respuesta con su persona, a ella la trataron de “puta, prostituta, india, chola, etc, etc.”.

Rilda contó que el Secretario Municipal de Culturas de Oruro, Germán Navia, en una entrevista en televisión, dijo que “toda acción tiene consecuencias”, justificando el acoso. El Gobernador de Oruro también afirmó que la artista “había ofendido a todas las mujeres de Bolivia que se reflejan en la Virgen”.

Entre risas y recuerdos, finalmente Rilda comenta que recibió el apoyo de gente que no conocía y eso la fortaleció. “Ya estamos cansados de la violencia y del abuso de poder, el hecho que tengas poder no significa que puedes ofender a otras personas” concluyó.

 

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *