noticia

La importancia del entrenamiento en periodismo

 

Con el apoyo del European Journalism Centre (EJC), Oliver Wates llegó a Bolivia para impartir dos talleres: Formación de Formadores (ToT) en La Paz y, en Tarija, el taller denominado “Periodismo de Precisión. Cómo escribir una noticia y no equivocarte en el intento”. En la Fundación para el Periodismo (FPP), él se dio un tiempo para hablar de su excepcional carrera, la importancia de la formación en el periodismo, los desafíos y el actual desarrollo en los medios de comunicación.

¿Cómo te trata La Paz y cómo manejas la altitud?

Oliver Wates: Es genial. Estoy acostumbrado a La Paz porque he estado aquí muchas veces antes y tengo suerte de que la altitud no me cause demasiados problemas. En la vecina ciudad de El Alto es un poco más difícil. Una vez, di un día entero de formación allí, fue divertido y pude hacer frente a la altitud, pero la clave es que me alojo en un hotel en Calacoto que está a unos 800 metros más bajo. Además, tomo té de coca que es delicioso en realidad y probablemente ayuda. A veces, cuando estoy hablando demasiado (jadea por la falta de aire) termino jadeando.

¿Cuál es tu impresión de Bolivia en general?

Oliver Wates: Bolivia es uno de los países más fascinantes que puedo imaginar. Físicamente tiene todo tipo de paisaje: tiene desiertos, bosques, selva, tiene montañas altas, tiene territorios intermedios, tiene áreas vitivinícolas, zonas secas y zonas húmedas. El país lo ofrece todo. Siempre me impresiona la naturaleza grandiosa y es por eso que encuentro a este país tan increíblemente hermoso. Y también encuentro impresionante y extraordinario a La Paz, Oruro, el Salar de Uyuni, los Yungas con el Camino de la Muerte, Trinidad, volar sobre las zonas inundadas y estar en medio de la selva. Y, por supuesto, es la gente. No se encuentra un pueblo más fascinante que Bolivia, para ser honesto. Yo estaba en Nepal hace un par de semanas y hay una cierta similitud en los colores, los vestidos de los indígenas. No como todo el mundo que anda en blue jeans. Eso es Bolivia.

¿Y cuál es tu impresión de los medios de comunicación bolivianos y de los periodistas?

Oliver Wates: Como siempre, existe el problema de la politización de los medios de comunicación. Nadie realmente ha resuelto esto. En demasiadas partes del mundo, los medios libres de propiedad privada tienden a apoyar a los hombres ricos de la derecha. Ése es generalmente el por qué han creado el medio de comunicación en primer lugar, así pueden tener una voz y defender su interés económico.

Por otro lado, son a menudo dirigidos por el gobierno como medios estatales y una contraparte de los medios de comunicación privados y es comprensible, pero eso significa que ninguno de ellos está tratando de tomar una posición que es verdaderamente objetiva o informativa. Todo está politizado. Dicho esto, se puede decir lo mismo de los periódicos británicos. Están totalmente politizados. Sin embargo, no se puede decir lo mismo sobre las emisoras británicas. No están politizadas. Hay emisoras privadas y estatales, pero siguen un código de conducta. Además, al público crítico no le gusta la politización de la radio ni de la televisión. Puede causar muchos gritos y grandes debates. Esto me parece la gracia salvadora de los medios de comunicación británicos, pero creo que no lo tienen en Bolivia. La politización parece extenderse también a los medios de difusión. Bueno, no estoy en la posición de poder decir en qué grado eso es cierto, ya que no escucho ni veo suficientes medios bolivianos. Mi opinión se basa en lo que la gente me dice y esto se escucha de muchos de ellos. Si uno pudiera hacer que los medios de difusión sean más objetivos y libres de interferencias, sería maravilloso.

Has estado en diferentes campos del periodismo y los medios de comunicación. Has visto y trabajado en muchos países y hablas muchos idiomas. Por favor, cuéntanos sobre tu carrera educativa y profesional.

Oliver Wates: Me uní a Reuters cuando tenía 24 años y me quedé 20 años con ellos. Toda mi experiencia periodística práctica fue con Reuters, que es una “escuela” muy buena para aprender a informar objetivamente sobre las noticias. Así que la formación que hago desde entonces es en esa misma tradición. Se trata de contar historias de noticias y no producir artículos de “prensa popular”. Pues, eso significa que si quieres aprender a escribir como periodista de “prensa popular” probablemente no soy la mejor persona para enseñar, porque la mayoría de esas personas no necesitan enseñanza, ellos pueden hacer todo tipo de cosas terribles por sí mismos sin la ayuda de los capacitadores extranjeros.

En mi tiempo en Reuters pude practicar periodismo en televisión por unos años, lo que no me convierte en un periodista experto en televisión, pero sí que sé cómo funciona. En mis últimos 20 años, trabajando como entrenador de periodismo y medios de comunicación, también he entrenado a la gente en cómo verse bien en televisión, cómo preparar mensajes para televisión y cómo proporcionar a los periodistas de televisión lo que ellos necesitan, a través del taller “Entrenamiento en Medios”. Fue muy útil y me dio la comprensión sobre el funcionamiento del periodismo televisivo y, en cierta medida, sobre el periodismo radiofónico.

Tengo suerte de haber podido hacer mi trabajo en todo el mundo. He trabajado en Rusia, así que conseguí entender el ritmo de Europa Oriental. Trabajé en Buenos Aires y Río de Janeiro, así que me puse en la onda latinoamericana. También trabajé en Pakistán así que conseguí algo de la cultura asiática y; finalmente, conseguí un trabajo en Lisboa donde entendí la vida europea. Ahora, como entrenador y consultor, hago mucho entrenamiento en periodismo en África, por ejemplo. Me encanta ir a África y lo haría más a menudo si pudiera. También vengo a América Latina, aunque no lo suficiente como quisiera. Ocasionalmente voy a Asia.

¿Por qué decidiste cambiar de periodista a entrenador de periodistas?

Oliver Wates: ¡Acaba de suceder! (afirma en tono de broma). “¿Qué voy a hacer ahora?” (al parecer fue la pregunta clave). Sabía que quería cambiar de carrera cuando tenía 44 años porque pensaba que muchos periodistas muy viejos eran una especie de “criaturas tristes”. Algunos de ellos hicieron carreras válidas como editores o comentaristas de alto nivel. Ellos continúan con sus 60 e incluso con sus 70 años y eso está bien, pero hay un número mucho mayor que parece caerse de los bordes y me podía ver entre ellos como una especie en peligro de extinción. Luego de mirar alrededor, me preguntaron si me gustaría hacer entrenamiento sólo para llenar un poco de tiempo y 20 años más tarde, todavía estoy entrenando y me encanta. Está muy cerca de lo que estaba haciendo en mis últimos años en Reuters cuando, como persona más versada, tendía a ayudar a los jóvenes en mi oficina. Así que llegué a la formación y al entrenamiento antes de llamarlo así.

¿Por qué es importante entrenarse en el campo de los medios de comunicación y el periodismo?

Oliver Wates: En algunas partes del mundo los médicos tienen que pasar por cursos de actualización, porque lo que pasa es que se estudia en la universidad médica, luego se sale, trabaja y después de unos cinco años se deja de aprender. Se sigue y sigue trabajando de la misma manera e incluso se olvidan algunas cosas. No se mantiene al día con las tendencias modernas y no está realmente trabajando de una manera verdaderamente eficiente. Los cursos de actualización aseguran que los profesionales están ofreciendo el mejor servicio médico. Pienso exactamente lo mismo de los periodistas. Se puede ser un periodista brillante en sus tardíos veintes y luego seguir trabajando, pero después de unos años es necesario analizar la forma de hacer las cosas. Hay que forzarse a mirar de una manera levemente más crítica en cómo maneja su escritura, cómo recolecta información para sus noticias y todos los otros diversos aspectos del periodismo. Tener un curso de formación como el mío no es decirle cómo hacerlo, sino básicamente hacerle preguntas: “¿Cómo lo haces?” y “¿Cómo puedes hacerlo mejor?” para que haga un mejor uso de sus habilidades.

Los entrenamientos te obligan a parar y echar un vistazo a las cosas y tal vez llegar a nuevas maneras de hacerlas. Además, le ayuda a hacer frente a las nuevas formas de desarrollar las noticias. En particular, en las clases, a veces veo periodistas mayores con las generaciones más jóvenes y los periodistas mayores pueden aprender mucho de las personas que consumen y producen noticias de una manera ligeramente diferente. Creo que esto es extremadamente valioso, pero no me suscribo a la idea de que sólo porque tienes más de 40 años no tienes nada que decir sobre los medios modernos. Por el contrario, los principios que ellos aportan al periodismo son tan importantes como deberían ser. Una vez que haya entendido los medios modernos, en particular las redes sociales, puede ser brillante al utilizarlos y muchos profesionales lo son. Pero a menudo se necesita ese tipo de estímulo de trabajar con personas más jóvenes y personas de diferentes partes del mundo para aprovechar al máximo los talentos que aún tienes.

¿Cuáles dirías que son los aspectos más determinantes e influyentes del periodismo y el desarrollo mediático del presente?

Oliver Wates: La cosa más importante es cómo se hará una vida como periodista o cómo  se hará un negocio con los medios. ¿Cómo harás para que funcione sin vender tu alma? El fundamento financiero del periodismo está siendo completamente destruido por Internet y es muy difícil para los viejos modelos seguir trabajando. Se puede encontrar esta conversación en el curso de años y nadie realmente viene con la respuesta.

Otra cosa es todo el síndrome de “fake news” y la sociedad “post-fact”. El abuso de Internet por tantas personas ha llegado a un punto en el que no se puede seguir así para que los medios de comunicación deban sobrevivir de una forma adecuada. En particular, las organizaciones y los países los utilizan políticamente al difundir esta (falsa) información de manera muy eficaz. Este problema ha sido discutido durante los últimos meses, pero sí plantea un reto muy grande y difícil para los periodistas y también para las organizaciones que están detrás. ¿Cómo puedes sobrevivir como medio cuando a la gente no parece importarle si la noticia es real o no? Tengo la esperanza que habrá algún retroceso y es por eso que animaría a considerar el “branding” (uso de marcas) en todos los puntos porque aunque puedo tener mis noticias gratuitas en Twitter y Facebook, lo que estoy vinculando son las marcas a la credibilidad de las noticias. Espero que el “branding” funcione y que una fórmula modelo se encuentre para que el valor agregado que la gente da a una marca bien conocida se pueda convertir de alguna manera en dinero. No soy totalmente optimista, tengo que decirlo. Todavía no veo qué pueda suceder, pero tampoco soy pesimista. Los medios de comunicación pueden reaparecer en diferentes formas que aún no las he pensado. No me aferro desesperadamente al pasado.

¿Cómo puede un periodista o profesional de los medios de comunicación entrenarse a sí mismo, además de asistir a tus entrenamientos?

Oliver Wates: Podría decir en este momento que deberían leer mi libro, pero no he escrito un libro.  Quizás debería. He escrito varias guías. De lo que se trata realmente es de cuestionar todas sus creencias y eso se vuelve más y más difícil a medida que uno envejece. Yo animaría a la gente a no permanecer en la misma organización de medios durante demasiado tiempo porque es muy difícil ver el “mundo exterior”. Por otro lado, si está en una organización mediática muy buena como The New York Times o The Guardian o algo así, hay un dinamismo que va a mantenerte en marcha durante años y años; en este caso, podría entender por qué la gente no se mueve.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias que ves al entrenar en diferentes regiones del mundo?

Oliver Wates: Yo creo que siempre hay mucho que está en común porque los principios básicos que enseño no cambian. Sólo soy un poco cuidadoso a veces en las cosas de género cuando se trata de partes del mundo donde tienen una actitud muy atrasada hacia las mujeres y sus derechos. No quiero ser delicado con el término “diferentes tradiciones”; en mi opinión, es solamente atraso. Pero hay que trabajar donde me toca estar y así es cómo uno aprende a ser más sensible y un poco más cauteloso en cómo abordar ciertos temas. No hago bromas sobre la religión en ciertas partes del mundo. Hago bromas sobre la religión en otras partes del mundo. Hago muchos chistes, bromas muy pequeñas. Y suelen ser bastante irrespetuosas, pero soy cuidadoso. Las utilizo como una herramienta de enseñanza. Es en parte porque es natural para mí, pero en parte porque ayuda a mantener las cosas en movimiento.

¿Has experimentado diferentes encuentros y actitudes hacia ti que no hubieras esperado por parte de las personas con las que has trabajado en países que no tienen una buena relación con tu país o con un sistema y orientación política totalmente diferente?

Oliver Wates: No, no personalmente. Yo pienso que el único lugar donde podría darse esta situación sería Rusia. De hecho, la gente está tan sorprendida que puedo hablar ruso y ellos piensan que es maravilloso. Amo y adoro Rusia. He estado estudiando Rusia desde que tenía 13 años, así que conozco Rusia y creo que eso me protege. Esto no significa que me gusta su política. Pero como entrenador realmente no es mi trabajo entrar en una discusión con los lugareños de si Putin es una buena o mala persona. Así que trato de guardar eso para después, en el bar. Pero el cinismo sobre el periodismo ruso que trata de la vida rusa, hace que sea muy difícil hablar a veces de los principios del periodismo. Ellos son demasiado cínicos para poder ejercerlos, para aceptar realmente que tienen algún valor. El cinismo es realmente la maldición de Rusia.

¿Cuál es tu consejo para periodistas y profesionales bolivianos de los medios de comunicación dedicados y con ambiciones de aprender más?

Oliver Wates: ¿Quieres decir después de que han llegado a mi curso? Obviamente, sería brillante si podrían conseguir un trabajo temporal de seis meses en algún periódico de alta calidad, sea aquí o en cualquier otro lugar del mundo. Seré claro que hay más posibilidades de conseguir un buen puesto en otro lugar en el mundo, pero creo que de alguna manera sería bastante bueno si la gente se moviera de arriba para abajo en América Latina, y tal vez un poco más. El lenguaje no es un problema. Yo estaba en un periódico en Ecuador hace tres meses. Es un periódico de alta calidad que está saliendo. Ellos fácilmente podrían estar contratando a un par de personas de Bolivia por un período de seis meses para ayudar en la redacción, ya que podría empezar a trabajar de inmediato, siempre y cuando se cuiden adecuadamente. Estoy seguro de que hay periódicos relativamente prósperos en América Latina que podrían hacer ese tipo de cosas y posiblemente otros medios de comunicación también.

*Viktor Michnev es voluntario de la Deutsche Welle Akademie en la Fundación para el Periodismo.

Click y comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoyan:


Aliados:


La Fundación para el Periodismo no tiene compromisos ideológicos, políticos, raciales ni religiosos. Los principios y la ética que rigen sus actividades, son aquellos que propugna el periodismo serio, responsable e independiente.

Contáctenos

(591 2) 2414687
info@fundacionperiodismo.org
Calle Miguel de Cervantes Nº 2770 (entre Vincenti y Méndez Arcos) Ver mapa

Facebook

Derechos Reservados ® 2017 - Fundación para el Periodismo

Arriba