Diplomado Violencia de Género

La planificación familiar sigue siendo responsabilidad de las mujeres

De enero a septiembre de este año 144 mujeres se hicieron ligadura de trompas y seis hombres fueron vasectomisados en el HRSJD de Tarija. Las operaciones de vasectomía son sencillas y rápidas contrariamente a la cirugía de esterilización de las mujeres. La inequidad en la aplicación de la Ley 475, muestra que el uso de alternativas anticonceptivas continúa siendo delegado a las mujeres en edad fértil.

Leo Martínez

La planificación familiar sigue siendo responsabilidad de las mujeres

De enero a septiembre de este año 144 mujeres se hicieron ligadura de trompas y seis hombres fueron vasectomisados en el HRSJD de Tarija. Las operaciones de vasectomía son sencillas y rápidas contrariamente a la cirugía de esterilización de las mujeres. La inequidad en la aplicación de la Ley 475, muestra que el uso de alternativas anticonceptivas continúa siendo delegado a las mujeres en edad fértil.

Leo Martínez

La vasectomía como procedimiento de planificación familiar definitivo para los hombres, no es parte de las políticas de promoción y difusión intensiva del Ministerio de Salud, contrariamente al impulso dirigido a las mujeres para que accedan a uno de los ocho métodos de control natal, entre los que se encuentra la ligadura de trompas que impide la fecundación de manera permanente. La inequidad en la aplicación de la Ley 475, muestra que el uso de alternativas anticonceptivas continúa siendo delegado a las mujeres en edad fértil.

Giovanka Lizón, responsable de Orientación del CIES, y Wilbert Leytón Vacaflores, responsable de Salud Sexual Reproductiva Madre Niño del Servicio Departamental de Salud de Tarija, afirmaron que no existe un enfoque ministerial para que los centros médicos realicen “promociones fuertes” de información y orientación para que los hombres se hagan responsables en la decisión de prevenir embarazos no deseados y definir el número de hijos que quieren tener.

Leytón, expresó que el miedo y la vergüenza impide a los hombres solicitar desde condones en los centros públicos de salud donde el servicio es gratuito a través del SUSAT, hasta someterse a una operación costo alguno por Ley de Prestaciones de Servicios de Salud Integral en los hospitales, este último beneficio es desconocido por los varones a los que consultamos sobre las opciones que tienen en el uso de métodos anticonceptivos.

“Sé que la vasectomía es una operación para que los varones no tengan hijos, pero no sabía que es gratis”, dijo Antonio Orihuela. Sobre el particular, el doctor Álvaro Ramallo, jefe de la Unidad de Urología del Hospital Regional San Juan de Dios, expresó que los profesionales del sistema público han concentrado esfuerzos en realizar campañas de prevención del cáncer de próstata y no así en brindar información sobre métodos anticonceptivos; sin embargo, aseveró que a su clínica privada acuden hombres de diferentes edades pidiendo información sobre la esterilización.

Decisiones compartidas

Aunque los hombres a los que entrevistamos tienen claro que la concepción bajo control debe ser tomada en pareja, las estadísticas muestran que la decisión para la anticoncepción definitiva recae mayormente en la mujer. De acuerdo Sistema Nacional de Información de Salud se evidencia que en el Hospital Regional San Juan de Dios el año 2016, 155 mujeres optaron por la ligadura de trompas de Falopio y no hubo cirugías de vasectomía, mientras de enero a septiembre de este año, fueron realizadas 144 ligaduras y 6 operaciones de Anticoncepción Quirúrgica Voluntaria (AQV) a varones.

La responsable de Orientación del CIES, afirmó que desde el lanzamiento del procedimiento de esterilización el 2015 a junio del 2017, 86 varones entre los 25 y 40 años han requerido el servicio aún promedio de crecimiento significativo por gestión. “Ellos acuden a la clínica a realizar las consultas. Es mayor la aceptación del varón, algunas personas vienen con sus parejas y la mujer es la que trata de desanimarlos; sin embargo, se le informa que debemos hacerles parte de la responsabilidad del cuidado”, dijo.

Por su parte, el doctor Ramallo propietario de la clínica Prostachek, mencionó que a su centro acuden de 10 y 12 pacientes por año entre las edades de 35 y 50 años, solicitando el servicio de anticoncepción, procedimiento que también es efectuado en otras clínicas y seguros de salud, aunque no existe información centralizada que refleje el avance de los hombres en la toma de decisiones hacia una concepción controlada, la que es motivada por diversos factores.

Jesús Alejandro Cruz, manifestó que la situación económica actual exige que los hombres planifiquen los hijos que quieren tener. “Es caro tener un hijo, y desde el punto social demográfico, al aumentar la población bajan los recursos a los que puede acceder cada persona”, por esa razón es imperioso que la población masculina deje de actuar de forma impulsiva y no racional, coincidieron los entrevistados.

Hombres desinformados

“Muchos de nosotros por falta de información creemos que nos podemos quedar faltos de deseos para tener relaciones con nuestra pareja”, expresó Omar Flores, quien además dijo que para someterse a un procedimiento quirúrgico tendría que estar seguro que no le afectará psicológicamente, por esa razón es su esposa la que usa un método anticonceptivo para evitar que siga creciendo su familia, pues al momento tiene cuatro hijos.

Roberto Mercado y Alberto Aguilar, de 39 y 45 años respectivamente, afirmaron que de no existir contraindicaciones para someterse a una cirugía de cauterización de sus conductos deferentes que impedirá el paso de los espermatozoides para la fecundación al óvulo, tomarían la decisión practicarse una vasectomía, medida que no fue tomada aún y tampoco consultada con un médico, aunque resolvieron no tener más hijos, pero son sus esposas las que “se cuidan”.

Temor a quedar “castrados”, con problemas de impotencia sexual, disfunción eréctil, eyaculación precoz, tornarse “amanerados” o engordar, son algunas de las preocupaciones expresadas por los hombres que acuden a los centros privados para conocer los efectos de realizarse una esterilización. Se trata de “mitos” que deben ser desmitificados con información clara y veraz, así como ocurre en el caso del control de natalidad dirigido a las mujeres, manifestó Lizón.

Para el doctor Ramallo especialista en Urología, el tema de la vasectomía como alternativa para los varones es un tabú que no debería existir, por cuanto la ligadura de los conductos deferentes tan solo “evita que los espermatozoides lleguen a eliminarse, el placer sexual el mismo. Lo único que no pueden es tener son hijos”.

Ligadura de trompas

Desde el inicio del programa de control natal gratuito en 1999 a septiembre de este año, en el Hospital Regional San Juan de Dios han sido practicadas más de 2600 ligaduras de tropas a mujeres comprendidas entre los 35 y 45 años, confirmó el Jefe de Ginecología y Obstetricia, Elvio Fernández quien aseguró que se trata de una intervención quirúrgica que demora entre 10 y 20 minutos dependiendo del caso y que “ solo deja una cicatriz de dos centímetros”. Después de 24 horas la mujer puede retornar a su casa.

En el pasado los esposos debían dar su consentimiento para que sus parejas se sometan a una esterilización. Actualmente las mujeres son autónomas tienen derecho y libertad para decidir sobre su salud sexual reproductiva, afirmó el especialista. Sin embargo, el consentimiento debe ser producto de la valoración de la información que reciban.

Si la mujer no ha tenido hijos y quiere realizarse la ligadura de trompas se le puede hacer, pero antes se le orienta, “debe haber estabilidad en la pareja, estar satisfechos con el número de hijos que quieren tener o no los quieren tener”, para evitar arrepentimientos posteriores los cuales se dieron en un promedio menor al 1%, afirmó Fernández.

“No son buenas candidatas mujeres que han tenido operaciones anteriores en el abdomen, mujeres con sobrepeso u otro tipo de cirugías porque impiden la manipulación y conducen a posibles riesgos”, señaló el jefe médico explicando que este tipo de procedimientos pueden ser practicados durante el parto, la cesárea o en el intervalo, es decir cuando la mujer no está embarazada, pero reiteró que en este último caso la paciente debe ser delgada.

Una vasectomía puede ser realizada en cualquier momento que el hombre los decida y sin consentimiento alguno, se trata de una pequeña operación de 10 a 15 minutos de duración, no requiere la internación del paciente. Es un procedimiento indoloro, afirmó Ramallo, explicando que durante tres semanas el hombre debe cuidarse y usar preservativos en por lo menos 30 eyaculaciones porque quedan espermatozoides en los testículos.

Aunque los especialistas afirman que se trata de operaciones definitivas tanto en el caso de las mujeres como de varones, la Responsable de Orientación del CIES, informó que en el CIES de La Paz vienen practicando intervenciones de recanalización de conductos deferentes en personas que buscan revertir su esterilización, sin embargo, la posibilidad es de un 40% pues no existe garantía de que vuelvan a se capaces de procrear, señaló Lizón, mencionando que de 600 hombres operados en los dos últimos años, un 2 % se arrepintieron.

Para el caso de las mujeres en Bolivia, no existe ningún tipo de experiencias médicas que busquen revertir el procedimiento para restaurar su fertilidad. Al contrario son más los métodos promocionados para frenar la concepción desde ellas, bajo el argumento de que es más fácil controlar la ovulación.

Click y comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoyan:


Aliados:


La Fundación para el Periodismo no tiene compromisos ideológicos, políticos, raciales ni religiosos. Los principios y la ética que rigen sus actividades, son aquellos que propugna el periodismo serio, responsable e independiente.

Contáctenos

(591 2) 2414687
info@fundacionperiodismo.org
Calle Miguel de Cervantes Nº 2770 (entre Vincenti y Méndez Arcos) Ver mapa

Consultas, sugerencias y reclamos

Facebook

Derechos Reservados ® 2017 - Fundación para el Periodismo

Arriba