Javier Restrepo

“La crisis crea una oportunidad para mejorar la calidad del periodismo”

En los últimos años hemos experimentado un cambio en los medios a través de la digitalización ¿También ha cambiado la ética durante este proceso?

*Lukas Praller es voluntario de la Deutsche Welle Akademie en la Fundación para el Periodismo.

Entrevista con Javier Darío Restrepo

“La crisis crea una oportunidad para mejorar la calidad del periodismo”               

*Lukas Praller

Normalmente se asocia la palabra “ética” con la religión o la convivencia humana ¿Qué significa actuar éticamente en el periodismo?

Significa ejercer un periodismo para servicio de toda la comunidad. Todas las veces que uno no ejerce periodismo al servicio de la sociedad está desfigurando la profesión. Lo que hace la profesión digna es cuando se ejerce al servicio del bien común a través de la información que publica (el periodista). Lo que se debe tener en cuenta es que el periodismo no es un poder. El poder siempre le ha hecho mucho daño a la sociedad porque el poder desfigura a la persona que tiene ese poder. Si el periodismo se ejerce como poder, va a pretender orientar a todas las personas y va a tener todas las debilidades que tienen los poderosos que es imponer su voluntad. Es contrario a lo periodístico imponer su voluntad. Si tú tomas el ejercicio de periodismo como un servicio, vas a buscar todos los datos que le ayuden a los demás. Si lo tomas como poder, vas a tomar sólo los datos que afirmen tu poder. Ésta es la gran diferencia.

Desde un punto de vista sociológico, la ética también trata de la cultura y del concepto moral de cada ciudad ¿Es decir que la ética, en el marco del periodismo, depende del país – o es universal?

Es universal porque tiene que ver con la naturaleza humana que es universal. Cuando se trata de una profesión, ya está restringida al servicio social que presta esta profesión. Hay una ética de los médicos, hay una ética de los abogados y siempre está alrededor de ese elemento esencial. Hablamos de la ética de los médicos: Es todo que contribuye a que ese servicio de salud que ellos prestan sea cada vez más eficaz y oportuno. Lo mismo podríamos decir del derecho y la justicia. En lo que se refiere al periodista, tiene que ver con su obligación de proporcionarle a la sociedad el elemento de la verdad.

En los últimos años hemos experimentado un cambio en los medios a través de la digitalización ¿También ha cambiado la ética durante este proceso?

Se mantienen los principios fundamentales. El único cambio es que sea identificado. ¿Por qué? A mayor poder, mayor exigencia ética. Los medios digitales ponen en mano del periodista un mayor poder. Por tanto, es mucho más urgente la aplicación de los valores éticos. Te pongo el ejemplo: Como tú vas a poder difundir a mayor número de personas, tu versión de un hecho tiene que ser mucho más rigurosa. Porque son varias personas las que van a recibir tu información o que van a verse equivocadas con una información que tú diste equivocadamente. Por tanto, lo digital está exigiendo todavía con mayor urgencia la aplicación de los valores éticos porque tienes un mayor poder en las manos.

Otra pregunta es que en la era digital el periodismo tiene más competencia que nunca. Hace 20 años atrás, sólo había periódicos, revistas, radios y emisiones de televisión. Hoy en día, hay redes sociales, hay blogs y casi cada persona puede publicar lo que quiera ¿Por qué todavía es insustituible el periodismo serio?

Es una gran pregunta porque está respondiendo a la pregunta ¿cuál es el papel que tenemos los periodistas del medio de la cultura digital? La respuesta es: Utilizar esa cultura para conocer la verdad de los hechos y difundirla. El que tiene simplemente una aparatico en la mano como un periodista ciudadano, está simplemente viendo y oyendo lo que sucede. El periodista profesional no sólo ve y oye. Entiende, interpreta, comunica y promueve. Esos verbos no son los que conjuga quien sólo tiene la tecnología. Lo que se tiene que hacer es aplicar todo el poder de esa tecnología para lo que ha sido el objetivo de siempre en el periodismo. Hacer conocimiento de los hechos y que el conocimiento de los hechos no satisfaga la simple curiosidad, sino que promueve a la persona como miembro de una sociedad.

Normalmente se dice que la competencia anima a los negocios. En verdad muchos medios de comunicación tienen problemas financieros o de credibilidad ¿Está amenazado el periodismo serio?

Siempre estaba amenazado. Lo han amenazado las estructuras económicas y lo han amenazado las estructuras de poder sobre todo. En este momento esas amenazas continúan, pero también continúan las defensas. El periodismo, en la medida en que mejora su calidad y su servicio al público, funciona mejor si se autorregula. Necesita dejar de ser considerado como una mercancía. Si éste es el caso, el periodismo se convertirá en un importante instrumento para mejorar la calidad de vida de la sociedad.

Entonces ¿cuál es tu consejo a cada periodista o a cada persona que un día quiere ser periodista?

Primero, tomar el periodismo como servicio y no como un poder. Luego, entender que el periodismo es una pasión no es un cálculo. Es un medio que tiene la dignidad de ir a la inteligencia de los personas, en primer lugar. Luego, tiene la eficacia de promover esa inteligencia y hacer que la gente participe en la vida en la sociedad. Eso resulta fascinante y es el periodismo que hace real esa fascinación.

*Lukas Praller es voluntario de la Deutsche Welle Akademie en la Fundación para el Periodismo.

 

Click y comenta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Apoyan:


Aliados:


La Fundación para el Periodismo no tiene compromisos ideológicos, políticos, raciales ni religiosos. Los principios y la ética que rigen sus actividades, son aquellos que propugna el periodismo serio, responsable e independiente.

Contáctenos

(591 2) 2414687
info@fundacionperiodismo.org
Calle Miguel de Cervantes Nº 2770 (entre Vincenti y Méndez Arcos) Ver mapa

Facebook

Derechos Reservados ® 2017 - Fundación para el Periodismo

Arriba